martes, 3 de marzo de 2009

marzo 3 de 2009, 2141

No sé por dónde empezar...
Estoy ansiosa, con sonrisa intermitente, con cara que ha levantado críticas, burlas y sospechas.
Estoy en un punto extraño donde estoy odiando ser niña. Quiero hacer algo que se supone no debería.
Es mejor que sea paciente, que no haga nada más que esperar... paciencia, una de las virtudes que no me acompaña. Lo que me iban a dar de paciencia me lo dieron de estatura...
Que ya hice lo que tenía, o lo máximo tolerable, y yo aún siento que algo falta, que podría dar un paso más. Tal vez un paso que me mandaría al vacío, pero podría darme una respuesta.
No sé, no sé, no sé nada, nadita...
Me acordé de Cami que hace poco citaba a Sylvia Plath con el sonido del teléfono que resuena en el útero.
En este momento resuena el silencio.

3 comentarios:

DAN-T dijo...

MI BLOG FAVORITOOOOOOO. Y CUIDADO YA HABLAMOS DE ESO, SLOOOOOOW.

Julibelula dijo...

te amoooooooooo... y si, que va, es que hay que relajarse total

Campanula dijo...

Juli extrañamos los cuentitos