sábado, 13 de marzo de 2010

Marzo 13 de 2010, 0757

Nunca le prometió nada porque no hacía falta, porque no eran nada, o por lo menos nada más que buenos amigos.
Pero el día que le entregó una caja llena de estrellas le alegró la vida.
Eran estrellas y además, de chocolate.

3 comentarios:

Campanula dijo...

Julibelula que bonito escribes, y el cambio de imagen esta mundial, un abrazo y suerte con tus estrellitas de chocolate.

jugodemaracuya dijo...

Eso es lo mejor de los amigos. Uno no espera nada de ellos y salen con unas increíbles.

Julibelula dijo...

Clau, gracias por el comentario, ya era hora del cambio de imágen. Gracias por decir que escribo bonito... ultimadamente nada de lo que hago le parece bonito a nadie
:(
Juguito, tener buenos amigos es fundamental y más cuando llegan de sorpresa y parecen querer quedarse.