jueves, 2 de septiembre de 2010

Septiembre 2 de 2010, 0914

Oda al Amor


Una tarde que ya nunca olvidarás
llega a tu casa y se sienta a la mesa.
Poco a poco tendrá un lugar en cada habitación
en las paredes y los muebles estarán sus huellas
destenderá tu cama y ahuecará la almohada.
Los libros, precioso tejido de años,
se acomodarán a su gusto y semejanza,
cambiarán de lugar las fotos antiguas.


Otros ojos mirarán tus costumbres
tu ir y venir entre paredes y abrazos
y serán distintos los ruidos cotidianos y los olores.


Cualquier tarde que ya nunca olvidarás
el que desbarató tu casa y habitó tus cosas
saldrá por la puerta sin decir adiós.
Deberás comenzar a hacer de nuevo la casa,
reacomodar los muebles, limpiar las paredes,
cambiar las cerraduras, romper retratos,
barrerlo todo y seguir viviendo.

María Mercedes Carranza

5 comentarios:

jugodemaracuya dijo...

¡Carajo!

Esa mujer sí que sabía como era la cosa.

Saludos.

Julibelula dijo...

Juguito, muchas veces es mejor apelar a palabras prestadas, mas sabías, mejor escritas, que las que salen en un atropello emocional. COmo siempre, gracias por pasarte por acá!

laura dijo...

pues eso , buen consejo , barrer y seguir palante !!!
besos guapa !!!

Anónimo dijo...

Hola amiga blog-secreta. Ya te había mandado un saludo y la primera pista..Revisa tus <>. ré pUn poco antes del medio día.

Pregunta en el TL. Cómo hacer para que no me descubras tan rápido?

Bueno, un beso, Estaré pendiente y buscaré otras formas de "endulzarte". ;) :)

Anónimo dijo...

Amiga secreta qué tal te fué de peli rosada?

No has confirmado la lectura de estos mensajes

Pídeme pistas por el TL.

Va una.

Hombre, no de Med, no de BOG (qué queda?)

Bye un beso